FARMACIA EN CASA

EL JENGIBRE

Me encanta Asia y todo lo que me recuerde a ella y, seguramente esta es una de las razones por las que me encanta el jengibre y sería capaz de añadirlo en casi todos mis platos. Pero más allá de su sabor el jengibre tiene múltiples beneficios. De hecho, en el Ayurveda tradicional, es una raíz que se la conoce como “vishwabhesaj” o “medicina universal” gracias a los resultados positivos que ha dado con dolencias muy variadas. 
El jengibre, al igual que la canela, desempeñó un papel muy importante en el comercio de especias. Llegando a tener igual valor medio kilo de la raíz que una oveja entera.  


Se considera una planta caliente y seca, por esta razón se recomienda que la consuman personas que sientan frío y humedad (las personas que padecen hipotiroidismo suelen tener esta tendencia, así que consumir infusiones de jengibre de forma habitual puede ser una buena alternativa). 

Propiedades 

  •  Útil para las migrañas:  para tratarlas simplemente disuelve en agua dos cucharadas soperas de jengibre en polvo y bébelo cuando empiecen a aparecer las molestias visuales o aura.  

 

  • Combaten las náuseas: se suele utilizar para combatir las náuseas del embarazo o las que aparecen por viajar en medios de transporte. También se han demostrado efectos positivos en caso de mareos y vértigos. 

 

  •  Regulador acidez gástrica: si no somos capaces de fabricar suficiente ácido, el jengibre puede ayudarnos a promover una mayor cantidad.  Pero si lo tenemos exceso, también nos ayuda disminuyendo la secreción de este. 

 

  • Antiinflamatorio natural: al igual que la cúrcuma, son las dos grandes especias utilizadas para resolver problemas inflamatorios. Sobre todo, aquellos que cursan con dolor como enfermedades articulares.  

 

  • Estimulante: aumenta la circulación, favorece la digestión e incrementa el flujo de los líquidos del cuerpo. 

 

  • Reduce dolores menstruales o de cólicos: y también puede ayudar en casos de padecer amenorrea o dismenorrea. 

 

  • Resfriados y gripe: el jengibre también es muy útil cuando tenemos tos o congestión nasal. Para tratarlo prepara una taza cargada de jengibre fresco y añádele miel y limón si además tienes dolor de garganta.  

 

  • Mejora la digestión: es un regulador del tránsito y ayuda a aliviar la hinchazón, reducir los gases o mejorar la sensación de pesadez o estreñimiento.  

Usos 

El jengibre se puede consumir tanto en su versión fresca como en especia seca.  
En versión fresca debería tener un sabor entre ácido y picante. A la hora de comprarlo busca trozos gorditos con la piel suave (intenta que no tengan aspecto de seco o la piel arrugada).
En fresco guárdalo en la nevera. Y si crees que no vas a llegar a consumirlo todo antes de que se seque córtalo a rodajas, guárdalo en un tupper o bolsita de plástico y congélalo.  
Lo puedes añadir en preparaciones dulces o saladas. A mí me encanta rallarlo y añadirlo en salteados, aliños o incluso en pasteles o galletas especiadas. 


Dosis terapéutica raíz fresca: 1 a 15 gramos al día 
Raíz seca: 3 a 12 gramos. 

Cuidado en embarazo o en pacientes que tomen anticoagulantes. 
Y tú ¿utilizas el jengibre con alguno de estos fines? ¿O simplemente disfrutas de su increíble sabor? 

Otros Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRIBETE A MI NEWSLETTER

Así podrÉ enviarte todas las novedades.

Ponte en contacto

Estamos en contacto.

soy@glenncots.com