FARMACIA EN CASA

LA SALVIA

La salvia es una de esas plantas que la gente utiliza en contadas ocasiones y que queda un poco a la sombra de otras especies más conocidas como la albahaca, el orégano o el tomillo, entre otras. 
A pesar de ello, después de lo que te voy a contar seguro que te apetece empezar a incorporar esta hierba aromática en tus platos más a menudo. Sobre todo, si eres mujer. 
El nombre Salvia proviene del latín y significa “salvar”. Con este nombre podemos imaginar que esta planta fue venerada siglos atrás gracias a sus distintas propiedades. De hecho, los romanos, quienes ya conocían sus beneficios, fueron quienes la introdujeron en Inglaterra y la llamaban “Herba Sacra” o hierba sagrada.  
Esta planta, de carácter astringente, puede resultar un aliado ideal para la mujer ya que es útil para problemas con la menstruación o trastornos femeninos.  

Propiedades 

  • Alivia los síntomas de la menopausia (como los sofocos, la sudoración excesiva…) gracias a sus
    propiedades termorreguladoras.  

 

  • Es una planta emenagoga. Útil para tratar casos de menstruaciones dolorosas o de falta de
    menstruación. 

 

  • Diabetes tipo 2 y resistencia a la insulina. La salvia ayuda a regular la glucosa y mantenerla dentro de unos niveles normales.  

 

  • Ayuda en el dolor de garganta y salud bucal gracias a su capacidad para tensar y tonificar los tejidos inflamados. Por ello es fácil encontrarla en dentífricos o colutorios herbales. Sirve para
    tratar úlceras bucales, aftas, encías que sangran a menudo, dolor, etc. 

 

  • Favorece la digestión. Alivia gases, hinchazón abdominal, digestiones pesadas o a calmar cólicos
    intestinales dolorosos. Es apropiada sobre todo para las personas que no digieren bien las
    grasas.  

 

  • Estimulante, tiene efecto tónico sobre el sistema nervioso. 

¿Cómo utilizarla? 

La salvia se puede consumir tanto fresca como seca y la puedes incorporar en tu día a día de distintas formas: 

Infusión (para problemas digestivo preparar 1 cucharada de postre por taza e infusionar 10 minutos.
Tomar 3 tazas al día antes o después de las comidas). 

Incorporada en los platos que prepares o, directamente, comerlas fritas (quedan buenísimas) 

En forma de polvo dentífrico a partir de sus hojas pulverizadas. Esto te ayudará en caso de tener encías débiles o inflamadas. 

Macerado en aceite para dar masajes en articulaciones doloridas y frías.  

¡Cuidado!

Embarazo y lactancia 
Se recomienda seguir tratamientos discontinuos Y tú ¿ya incorporas la salvia en tus platos?

Otros Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRIBETE A MI NEWSLETTER

Así podrÉ enviarte todas las novedades.

Ponte en contacto

Estamos en contacto.

soy@glenncots.com